El amor y la gastronomía van muchas veces de la mano: está presente en las primeras citas, en las largas conversaciones frente a un plato, ambos despiertan pasiones, ambos son capaces de generar sensaciones fascinantes. A veces tienen hasta sabores comunes: a fruta fresca, a sirope de arce, a un tequila doble.

Por eso no hay un plan mejor para celebrar el Dí­a de San Valentín que una experiencia gastronómica. Y tampoco existe un lugar mejor para disfrutar de ella en Santander que en nuestro restaurante con estrella Michelín.

Nuestro cocineroAndrés Ruiz, ha creado un menú específico para ese dí­a que conjuga la excelencia en el producto con las elaboraciones complejas y delicadas. Inaugura la ristra de sugerentes platos el pastel de perdiz escabechada, láminas de foie y gelatina de calabaza.

Le siguen el bacalao Skrei a la parrilla, crujiente de algas y habas de soja y, para regocijo de los carnívoros, el rabo de novilla en costra de pan sobre espuma de patata al aceite de oliva. El dulce punto y final se lo pone el tatin de manzana reineta, bizcocho de menta y crema de manzana verde tostada.

El mejor plan para un San Valentín que no olvidaréis.